UN SISTEMA INTEGRADO

EXPERIMENTA TU NERVIO VAGO
Comienza pasando de la conciencia externa a la experiencia interna. Cierra los ojos si te sientes cómodo o simplemente suaviza la mirada. Permítete desconectar del mundo que te rodea y conectar interiormente mientras comienza tu exploración de las cualidades de un sistema nervioso autónomo integrado. Este es el sistema en equilibrio, donde las tres corrientes de experiencia autónoma unen sus energías para cooperar, aportando salud, crecimiento y restauración. Muévete en conexión con estas energías reguladoras… Comienza en la antigua rama vagal dorsal… la parte de tu sistema nervioso autónomo que se encuentra debajo del diafragma. Imagina tu diafragma, el músculo en la parte inferior de tus costillas que separa el pecho del abdomen. Luego empieza a moverte lentamente hacia abajo siguiendo el tracto digestivo. Siente tu estómago, tus intestinos… siente el proceso de digestión que aporta nutrientes para alimentarte. Este es el reino del vago dorsal… Lento, deliberado, constante. Dedica un momento a sentir este antiguo latido… Ahora viaja hacia arriba a la rama simpática y encuentra movimiento y energía. Siente la médula espinal y luego percibe la zona media de tu espalda. Siente cómo tu sistema nervioso simpático hace circular tu sangre, cómo influye en los latidos de tu corazón y cómo hace ajustes constantes en la temperatura de tu cuerpo. Ahora el ritmo te despierta. Siente la agitación de la energía. Sumérgete en esta invitación hacia el movimiento… Y ahora, para encontrar la rama más reciente, el vago ventral, vuelve a tu diafragma y muévete hacia el corazón, los pulmones, la garganta. Este es el sistema de respiración, ritmo y sonido. Siente un suspiro de alivio. Siente el ritmo de tu corazón… la vibración de tu garganta. Sigue subiendo hacia la cara, los ojos y los oídos. Encuentra la energía del compromiso… el impulso hacia la conexión. Deja que esa energía te construya y te llene. Desde este lugar, sintoniza con las maneras suaves en que el vago ventral vigila tu sistema, aportando energía reguladora que permite que las ramas simpática y vagal dorsal hagan su trabajo. Sumérgete en esta experiencia de homeostasis…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s